Apuestas deportivas, la nueva adicción de los jóvenes

En los tiempos actuales, donde la tecnología ha evolucionado a pasos agigantados, encontramos que las apuestas deportivas y los casinos online han enganchado a jóvenes de entre 18 y 35 años en un desmesurado deseo de participar en actividades que involucran las apuestas y la posibilidad de cambiar su suerte y vida económica de un solo golpe.

Aunque está prohibida la participación de menores de edad en casas de apuestas y sitios web de juego, es una realidad que la edad en que se inician los jóvenes en los juegos de azar, son los 14 años. Los pequeños locales de juego, donde las máquinas tragamonedas están al alcance de los adolescentes es donde ocurre el primer encuentro e inicia el gusto por las apuestas.

Los juegos de azar en línea tienen más restricciones que los pequeños locales de barrio, donde a los dueños sólo les interesa aumentar sus ingresos; invitándoles refresco o un refrigerio, los menores se inician en los juegos de azar. Lo que se ve agravado por la falta de control de las entidades encargadas controlar y vigilar estas pequeñas salas de apuestas.

Como consecuencia de las constantes visitas a las salas de juego, los jóvenes van adquiriendo deudas que los llevan a iniciar “pequeños robos” a sus padres o familiares

Con preocupación vemos como todos los días aparecen nuevas salas de apuestas y con mayor incidencia en los barrios humildes, con el agravante de que muchas de estas salas se encuentran cerca a colegios e instituciones educativas; una de las razones es que los locales son más baratos. Por otro lado, los operadores buscan lugares donde haya movimiento de personas, gente que pasea, jóvenes inquietos con necesidad de dinero rápido.

El mercado online está dominado por las apuestas que viven en la actualidad un aumento creciente de usuarios, sobre todo jóvenes deseosos de nuevas experiencias.

En cuanto a juegos se refiere, las apuestas deportivas son preferidas sobre los juegos de casino. Esto se debe a que tienen más conocimiento sobre deportes, desde muy chichos reciben información de los noticieros, familiares y grupos de amigos que se reúnen a disfrutar de un partido de fútbol o a comentar los últimos sucesos deportivos del mundo.

Es deber de los padres, tutores y cuidadores de menores es mantener un control estricto sobre las actividades de los menores. Conocer la forma cómo gastan el dinero, el tipo de amistades y los lugares que frecuentan. La tendencia a los juegos de azar aumenta peligrosamente entre los menores de edad, afectando su conducta y la forma de comportarse.