Azar: Las palabras toman fuerza.

En la actualidad existen muchas técnicas de comunicación asertiva para influir en los demás, pero cuando se trata de los juegos de azar no solo las palabras toman fuerza, ya que también influyen las emociones, las habilidades y el entorno, más cuando los juegos se desarrollan en un casino físico. Sin embargo, los jugadores profesionales son poco influenciables, ya que perfeccionan técnicas que los fortalece mentalmente. Pero no pasa lo mismo con los jugadores novatos, por eso hay ciertas cosas que no se les debe decir cuando pasan por una racha ganadora o cuando acaban de perder en grande.

No se debe decir: En una racha Ganadora.

Se pensaría que si va ganando no hay nada que pueda afectar al jugador, sin embargo, el cerebro humano cuando no se encuentra preparado para los desafíos hace una interpretación distorsionada que lo lleva a actuar de otra manera influenciando en muchas oportunidades en el resultado, por tanto, es mejor no correr riesgos.

  • ¡No puedes Perder!: Los neurolinguistas dictaminan que esta es una frase que paraliza, ya que el cerebro no asume la negación y es muy probable que haga exactamente lo contrario, perder. Por tanto, es mejor no decirla, ya que, aunque la racha ganadora debía llegar a su fin en ese preciso momento, te sentirás culpable por alejar a la diosa Fortuna de la mesa de juego.
  • El ganador invita: Esta frase puede llegar a ser bien recibida y surgir efecto logrando que el jugador pague una ronda de copas, sin embargo, si el jugador acaba de pasar por una mala racha, tiene problemas financieros o está viviendo una situación laboral poco estable, puede llegar a ser lo que ponga limite al buen juego, aflorando la frustración y la rabia que enrarecerá el ambiente festivo.
  • Deberías compartir la suerte: A pesar de que la persona ganadora sea un buen amigo, no se deben pedir fichas para jugar, ya que en muchas ocasiones se convierte en una situación incómoda y que pone en desventaja al jugador, por tanto, se debe esperar la iniciativa de jugador y no influir en el azar con insinuaciones.

Hacer predicciones sobre el juego, tomar decisiones por otros, cuestionar las acciones sin que se lo pidan puede ser nocivo, por tanto, es mejor disfrutar del juego y esperar que el azar dictamine cuando se termina una buena racha.

No se debe decir: En una mala racha.

Perder o ganar tiene igual probabilidad en los juegos de azar, sin embargo, un jugador con poca fortaleza mental es difícil que lo asimile fácilmente, más cuando acaba de perder.

  • Será mejor la próxima vez: Esta frase puede llevar implícito una buena intención, sin embargo, puede despertar remordimientos en el jugador al ver el capital perdido y sentir que no estaba preparado para el juego y su amigo lo alentó a perder y no lo detuvo a tiempo, por tanto, es mejor no intervenir en conflictos ajenos en los cuales es posible que no salga bien librado.
  • ¡Perdiste más de lo presupuestado!: Palabras poco consoladoras para alguien que quería convencerse de que las pérdidas no eran particularmente grandes, por eso no se debe de recalcar el monto a menos que el jugador haga alguna aseveración al respecto.
  • ¡La suerte estaba en otro lado!: Puede ser verdad, pero cuando se está viviendo una racha perdedora el jugador debe considerar los límites y saber cuándo retirarse para minimizar las perdidas y la frustración, ya que el jugador es libre de tomar sus propias decisiones y actuar astutamente.

Cuando se vive una mala racha las palabras alentadoras pueden llegar a tener una interpretación funesta que pueden revivir temores, ansiedad y decepciones, por eso es mejor moderar las palabras y tener presente una regla de oro que dice: Que se debe ser amable en la victoria, tanto como en la derrota.