Causas de la ludopatía en la mujer

El número de casinos ha aumentado en el mundo y con ellos, la cantidad de personas que practican esta actividad, misma que se dificulta medir porque no hay cifras oficiales de la cantidad de jugadores y menos aún, la cantidad de jugadores con problemas de juego. Desde 1992 la OMS, clasifica la ludopatía como enfermedad emocional, definida como “adicción patológica a los juegos de azar y las apuestas”.

Para muchas mujeres el juego pasa de un deleite, entretenimiento o diversión a una dependencia o adicción que además es el síntoma de otra afectación más profunda.

La base fundamental de esta problemática emocional es la sensación de soledad. La soledad lleva a algunas mujeres a buscar “compañía” a través del juego.

Las mujeres que visitan asiduamente los casinos, por lo general están solas, en muchas oportunidades tienen problemas de pareja, son viudas o están solteras. Muchas de ellas son de la tercera edad, alejadas de sus familias o víctimas de maltrato intrafamiliar o con dificultades económicas que pretenden solucionar con un “golpe de suerte”.

La mayor parte de estas adicciones en la mujer nacen en la depresión, la soledad, la violencia o profundas carencias afectivas. Que además niegan su adicción afirmando que tienen control sobre él.

El juego compulsivo genera estrés, problemas familiares, abandono; lleva, en algunos casos extremos, a cometer delitos para pagar las deudas adquiridas en el juego o para seguir apostando; también, en muchos casos, ideas e intentos suicidas.

La forma en que esta experiencia es vivida por hombres y mujeres es muy diferente, los hombres buscan en las apuestas y el juego emoción, excitación y diversión, en cambio las mujeres intentan evitar el dolor, la tristeza, la soledad y el abandono.  Como se ve, la ludopatía en las mujeres es más psicosocial, y la afecta tanto en lo personal como en su entorno cercano.

Son muchos los elementos que intervienen en la problemática de los juegos de azar: emoción, estatus, poder de la adrenalina que generan en el ludópata opciones para evadir los sentimientos de soledad.

Para evitar caer en patologías del juego es necesario estar pendiente de síntomas que pueden ser indicadores de alarma:

  • Cambios en el estado de ánimo al intentar dejar de jugar.
  • Jugar para escapar de problemas, soledad, tristeza o ansiedad.
  • Conseguir dinero sin importar cómo.
  • Perder el interés en el trabajo o estudio a causa del juego.
  • Perder el control sobre la cantidad de dinero que se apuesta.
  • Ocultar la cantidad de tiempo y dinero que se gasta en el juego.

Hacer un diagnóstico oportuno y tomar acciones al respecto: buscar ayuda profesional, grupos de autoayuda o medicación psiquiátrica de ser necesario. Tomar las medidas necesarias de forma temprana, permite recuperar la vida emocional y la salud mental y física de las personas con esta patología.