Cómo evitar la adicción al juego

Las casas de juegos de azar y en general las apuestas, atraen a miles de clientes con sus ofertas; las razones pueden ser muchas: curiosidad, diversión, pasión, ambición o soledad. Pero, si no se tienen algunas precauciones se puede caer en adicciones o en conductas perjudiciales.

Una de las problemáticas más grandes que pueden enfrentar los jugadores es la adicción al juego, que de no detectarse a tiempo puede ocasionar aspectos negativos enormes si no se le presta la atención debida.

Esta condición puede afectar muchos aspectos: daña las relaciones interpersonales, la vida laborar, la salud mental y física debido a que se dejan absorber por el deseo de jugar.

Las relaciones interpersonales son las primeras en verse afectadas, puesto que el jugador quiere pasar todo su tiempo jugando y deja de lado la familia y amigos; en su afán por estar pendiente del juego la vida laboral se deteriora a tal grado que no le importa perder el empleo, afectando sus finanzas, pues al quedar sin ingresos y con todo el tiempo disponible para jugar, gastará todo lo que tiene en apuestas y no parará hasta perderlo todo y, habiéndolo perdido todo, se verá tentado a cometer ilícitos para saldar sus deudas y poder seguir apostando.

Ninguna persona es inmune a esto. Tanto puede afectar a hombres como a mujeres, jóvenes o adultos mayores. La adicción al juego debe atacarse lo más pronto posible, siendo necesario que se unan todas las personas cercanas, amigos y familiares para ayudar a evitar que caiga en la ludopatía.

Para reconocer esta adicción hay algunos detalles que ayudan a detectar esta afección: el apostador no admitirá que abusa de las apuestas, además, querrá recuperarse de una pérdida importante de dinero, apostando.

La persona adicta pedirá prestado, continuamente, a sus conocidos, amigos y familiares para seguir apostando y cada vez será más difícil pagar.

Si se detecta esta conducta lo mejor es iniciar, sin pérdida de tiempo, a buscar la forma de evitar que caiga definitivamente en la adicción.

La adicción al juego es considerada una enfermedad y, como tal, tiene tratamiento. Terapia psicológica, tratamiento médico y tratamientos grupales ofrecidos por “Apostadores Anónimos”.

También ayuda a sobre llevar la adicción a las apuestas un cambio de vida. El cambio en las actividades diarias y modificar los hábitos cotidianos, incluyendo en la rutina actividad física, nuevos pasatiempos como leer, ir al cine, aprender un nuevo idioma, frecuentar lugares donde pueda hacer nuevos amigos o aprender a tocar un instrumento musical.

El mundo de las apuestas no es malo. Para no caer en trastornos que afecten esta forma de diversión pueden tomarse precauciones a la hora de jugar.

Para ello se puede, elaborar un presupuesto y limitarse a él para no gastar más, no llevar consigo tarjetas de crédito y, si se juega en línea, utilizar los programas que ponen límite a los depósitos.

Se trata de divertirse y pasar un momento agradable, nunca lo olvides.