El After Ego se encarga de dominar el juego

EL otro Yo o After Ego es una expresion que nace del hinduismo y que hace alusión a la encarnación terrestre de un Dios; Visnú; que forma parte de la triada divina, sin embargo, en la actualidad no solo se refiere a una deidad hinduista, sino que también caracteriza la identidad virtual de los usuarios de los juegos de video que existen en la web. Este avance tecnológico brinda características especiales a un avatar que se convierte en un espejo del jugador y en muchos casos en una versión mejorada o idealizada del gamer.

Los juegos de video atraen en forma considerable a un público joven que quiere mejorar su imagen, tener poderes, ser más atractivo o simplemente cambiar de genero para combatir en una batalla y dominar el juego. El avatar o after ego son creados por medio de un software donde la tecnología les otorga emociones a las facciones de un personaje virtual que puede ser un humano u otro prospecto con un rostro similar y ser utilizarlo en los juegos de video como una personificación del jugador.

Los videojuegos y los After Ego van más allá del juego

Desde hace algún tiempo los militares, los médicos, los ingenieros y diferentes profesionales utilizan los juegos de video y el avatar como una herramienta muy valiosa que les permite entrenar personal, simular escenarios y recrear situaciones que les ayude a salvar vidas y superar obstáculos en su trabajo, logrando atravesar la barrera del entretenimiento proporcionándole a la ciencia una oportunidad de dominar el juego en diferentes campos que involucran la vida real.

Muchos de los juegos de video han adaptado la tecnología After Ego llevando a los jugadores a un mundo virtual donde se puede tomar una identidad de fantasía o de alegoría en un  escenario muy parecido al real, donde existen mundos llenos de problemas energéticos y de contaminación que se deben solucionar  para lograr socializar, estudiar, trabajar y disfrutar de diferentes oportunidades de entretenimiento, sin embargo otros juegos muestran la lucha constante de personajes que combaten con fiereza dragones, ejércitos o seres mitológicos, pero que gracias  a  los poderes que adquieren en cada nivel pueden dominar el juego y su escenario virtual.

Existe un famoso trabajo fotográfico que un artista del reino unido realizo hace algunos años donde enfrenta el jugador real y su avatar, logrando un conjunto de exposiciones donde se puede ver un joven obeso cuyo after ego es un bárbaro musculoso; una joven algo tímida convertida en una vampiresa sexy o un chico con movilidad reducida cuyo avatar es un fuerte guerrero con armadura. Muchos jugadores lo toman como un juego, pero otros llegan a identificarse o fantasear con la personalidad y el aspecto físico de su otro Yo.

Los after ego, avatares, otro yo o imitadores, han inquietado a los psicólogos y psicoanalistas en los últimos años, ya que las investigaciones han arrojado resultados que muestran que muchos de los personajes que se crean son resultado; en muchos casos; de los miedos, deseos, frustraciones y desaciertos que han marcado la vida real de los jugadores.