El Azar está presente en la Cotidianidad

El azar está presente en la cotidianidad del ser humano, ya que no se puede negar el hecho de que en muchas situaciones es imposible predecir el resultado de las circunstancias de la vida a pesar de que nos aferramos a la idea de que las probabilidades siempre jugaran a nuestro favor. Por eso algunas veces le damos privilegios a ciertos artefactos, juegos y artilugios que han acompañado al hombre a través del tiempo; como leer las cartas, lanzar una moneda, jugar a piedra papel o tijera o arrojar los dados; para que ayuden a tomar decisiones sobre situaciones difíciles de conciliar o de definir.

Las acciones y el azar.

Los resultados tanto en el juego como en la vida dependen de las acciones y el azar, ya que a pesar de que los individuos sobrevaloren sus habilidades y se trabaje en acciones para disminuir el impacto de la casualidad, siempre queda un espacio para el azar, que en muchos casos, es el que determina el resultado final, ya que de lo contrario sería fácil ganar la lotería, acertar el número en la ruleta, conocer el resultado de una serie de  lanzamientos de moneda para determinar si cae cara o cruz o  saber  cuál es el autobús que se va a averiar en plena  ruta, de tal forma que lográramos evadirlo.

A pesar de los estudios científicos que se han hecho a lo largo de la historia de la humanidad no se ha llegado a descifrar con exactitud como los eventos fortuitos marcan los resultados:

Correr más aprisa en una maratón no le asegura al deportista que llegara en primer lugar, ya que existe la probabilidad de que encuentre un obstáculo en su camino que lo haga detenerse antes de llegar a la meta.

Presentar un examen para el cual se preparó a conciencia no le asegura la nota máxima al estudiante, ya que existe la probabilidad de entender mal una pregunta, no tener el tiempo suficiente para responder o simplemente olvidar la respuesta correcta en el último momento.

Todos los seres humanos están propensos, sin saberlo, a estar en las estadísticas de enfermedades catastróficas; como los problemas pulmonares o cardiacos, sin ni siquiera fumar; ya que pueden existir otras causas como la contaminación, el sedentarismo, la predisposición genética o la selección natural que se puede llamar azar.

Los resultados de otras personas pueden influir en las decisiones que se tomen sobre someterse a una cirugía u optar por un plan con medicación, sin embargo, la tasa de éxito es incierta en cada persona, ya que los tratamientos no surten igual efecto en todos los pacientes.

Los juegos de mesa como la ruleta  ofrecen probabilidades estructuradas, ya que al dividirse la rueda en 4 colores se tiene la probabilidad de acertar cualquiera de los colores en un 25%, sin embargo, existen otros juegos como el póker donde no se puede medir con exactitud las probabilidades, ya que los jugadores pueden desplegar diferentes técnicas y acciones que tienen una gran influencia en los resultados, pero a pesar de ello  si se puede concluir que en los juegos y en la vida el azar siempre está presente.