El póker y las matemáticas

Una solución que tenemos a mano para muchos problemas son las matemáticas. Son tan útiles, que inclusive en la diversión, nos brindan una ayuda importante. El póker es uno de estos casos.

Utilizando sólo la intuición se puede obtener ganancias en una partida de póker, pero si se emplean las probabilidades, se tienen una mayor ventaja.  La estrecha relación de las matemáticas y póker son el mejor ejemplo de cómo su utilidad es aplicable en casi todos los aspectos de la vida.

En el póker el factor que predomina no es la suerte. Las múltiples combinaciones, el dominio de la oportunidad, una buena estrategia y el manejo de las emociones tienen un mayor predominio.

Calculando las probabilidades, analizando la posibilidad de ganar una mano, se encuentra la esencia para jugar bien al póker.

La dinámica del póker se centra primordialmente en la estrategia y en ella, dos factores: la psicología y las matemáticas.

No hay que ser un gran matemático para lograrlo, con algunas reglas básicas se puede tener acceso. En el póker no se tienen la información completa para asegurar que las probabilidades de ganar son del cien por ciento, también deben estar presentes la intuición y la experiencia para que las matemáticas sean el complemento perfecto.

Las matemáticas ayudan a estimar lo rentable de asumir un riesgo a largo plazo. Conociendo las probabilidades con relación a las ganancias y estando siempre consciente, se aumentan las posibilidades de obtener mayor cantidad de logros.

No es una obligación el uso de las matemáticas en el juego del póker, pero si es necesario cuando se quiere progresar y permanecer en el juego, especialmente cuando se juega en línea. Conociendo las probabilidades de ganar o perder en función de las cartas que se tiene en la mano y las que están sobre el tapete e incluyendo la experiencia y la intuición, será mucho más sencillo definir si debemos aumentar la apuesta o manejar la prudencia para que el resultado redunde en una buena ganancia.

En esencia, la mayoría de los cálculos son fáciles y no son necesarios si se juega con personas sin experiencia, pero, si se tienen la intención de convertirse en un buen jugador de póker, es obligatorio incluir los cálculos matemáticos y sus reglas en cada partida.

Aprender a dominar algunas nociones matemáticas, el conocimiento de las cartas, el control de las emociones y tener un buen manejo del dinero, te convertirán en un buen jugador de póker.

La mayor parte de los conceptos matemáticos que se relacionan con el póker, son de fácil asimilación y ayudarán en el manejo de cualquier situación. Analizando constantemente el juego, se puede saber qué decisión tomar para ganar.