Incidencia de los juegos electrónicos en la mente

Se mantiene vigente la discusión sobre los efectos que tienen los eSports en la mente de los jugadores. La gran preocupación de los padres de gamers, que por lo general tienen una corta edad, tiene la atención de los investigadores y científicos, quienes ya están interesados en estudiarlos y dar una respuesta a la gran cantidad de interrogantes que surgen con respecto a su desarrollo mental.

El estudio de las respuestas hormonales, los cambios físicos y los trastornos afectivos que se presentan en jóvenes dedicados a las competencias de deportes electrónicos ha mostrado ya, resultados preliminares.

Los expertos están interesados en saber cómo funciona la mente de un jugador dedicado a estas prácticas y encontrar las similitudes que hay entre éstos y los jugadores de deportes tradicionales.

Los resultados muestran que, en lo relacionado a las hormonas liberadas durante una competencia de juegos electrónicos o juegos físicos, es muy similar. El nivel de estrés y la euforia que sienten los jugadores, son semejantes.

Para ello, utilizan instrumentos que mapean al cerebro y hacen un seguimiento a los movimientos oculares, miden la frecuencia cardiaca y la actividad periférica, la temperatura y los niveles hormonales que suceden mientras los jóvenes participan en una competencia.  Lo que ha revelado que los individuos estudiados producen respuestas neuroendocrinas resultantes de perder o ganar, como también ocurre a los deportistas tradicionales.

Cuando los individuos se encuentran participando en una competencia, la actividad cerebral se realiza en la parte frontal del cerebro.

Una de las mayores preocupaciones, está relacionada con el hecho de que los jóvenes puedan adquirir una conducta agresiva y violenta, producida o incitada por los videojuegos; arrojando como resultado que la conducta de un sujeto no está relacionada con la actividad que realizan, ya que es algo que es inherente a la personalidad y existe previamente a la práctica de los eSports.

Una persona que no tienen problemas psicológicos tiene la capacidad de diferenciar claramente entre lo que es real y la ficción del juego. Indiferente de si es o no aficionado a los videojuegos, las películas agresivas o cualquier otro estímulo al que se exponga.

Por otro lado, los individuos que practican juegos electrónicos necesitan tener una condición física y una preparación mental para enfrentarse al estrés y las grandes descargas de adrenalina. Una buena alimentación y una sana conducta mental, son ingredientes imprescindibles en el buen desempeño de un deportista electrónico.

No es mucha la diferencia que hay entre un jugador de un deporte físico y un deportista electrónico, el funcionamiento de la mente y el cuerpo de estos, es muy similar.