Influencia de los juegos de azar en la sociedad

Los juegos de azar han sido compañeros de los hombres desde los inicios de los tiempos, ya que son necesarios para desarrollar las habilidades mentales, la creatividad y la competencia. De igual forma el ser humano requiere de actividades sociales que le permitan comunicarse y contribuir con el desarrollo propio y de toda una comunidad.

Es bien sabido que los juegos de azar estimulan el cerebro, aportando grandes dosis de dopamina que se traduce en un efecto gratificante que lleva a la motivación y la felicidad del ser humano. Pero se debe reconocer que si estos estímulos se manejan de una manera inadecuada se pueden convertir en patologías que afectan al individuo, su grupo familiar y la comunidad en general.

Estudios científicos sobre el juego de azar:

La sociedad moderna se enfrenta a nuevos compromisos y retos que lo desgastan y aquejan a su paso, por eso el hombre actual busca en los juegos de azar que brinda el mundo online una alternativa de diversión y entretenimiento que lo alejen de sus largas jornadas de trabajo en cualquier momento del día, sin necesidad de desplazarse.

Estudios científicos destacan las bondades del juego responsable, al tiempo que alertan a los jugadores compulsivos de las consecuencias nefastas que acarrea una conducta inapropiada de juego, ya que muchos jugadores experimentan emociones negativas que los lleva a tomar malas decisiones y desarrollar actitudes indecorosas que tendrán una influencia directa en sus responsabilidades individuales y su entorno social.

La influencia de los juegos de azar en la sociedad es altamente relevante, sin embargo, experimentos recientes efectuados por un grupo interdisciplinario de la universidad de Cambridge determino que la ludopatía se puede generar por la hiperactividad de una ínsula cerebral que divide el lóbulo frontal del temporal, generando un desorden llamado Falacia del jugador, que hace que el individuo no enfrenta la realidad y se aferra a la ilusión de ganar.

Adicción a los juegos de azar:

Las adicciones a los juegos de azar dependen en cierta medida del control mental, pero también se ven reflejadas por problemas neuronales que afectan las capacidades cerebrales del individuo generando consecuencias que deterioran el entendimiento y la realidad que se vive.

Los tratamientos enfocados en restablecer la conducta negativa que se desencadena por los juegos de azar apuntan a técnicas psicológicas que alejen al ludópata del foco desencadenante de la adicción, al tiempo que va acompañado de procesos interdisciplinarios de médicos y terapeutas que administran fármacos dirigidos a restaurar las partes del cerebro que presentan la anomalía, de tal forma que se deje atrás el juego compulsivo dando paso a una vida equilibrada y feliz.

Los casinos y casas de juego muestran un amplio interés por el juego responsable y la conducta apropiada en las salas de juego, por eso despliegan campañas y ejercen controles para que los adictos se alejen de sus mesas y permitan que las personas que quieren divertirse en forma consiente, ingresen al mundo del juego y el azar.