Jugar al BlackJack

El BlackJack tiene dos variantes: europea y americana. La mesa, apuestas y el objetivo del juego son prácticamente las mismas.

La mesa en que se juega BlackJack tiene forma semicircular, en la que pueden acomodarse hasta 7 jugadores, frente a los cuales está un crupier.

En el BlackJack cada jugador, juega contra la banca. El objetivo es sumar, a lo menos 21 puntos o el valor más cercano a 21, que el crupier. En el BlackJack, el valor de las cartas es: del 2 al 10 las cartas tienen ese valor, las figuras (J, Q, K) valen 10 y el AS puede valer 1 u 11, dependiendo de la conveniencia del jugador.

BlackJack es la jugada máxima, cuando el jugador reciba, en sus dos cartas iniciales, la suma exacta de 21: un AS y un 10 o una figura (J, Q, K.)

Para iniciar la partida cada jugador debe realizar su apuesta inicial, el crupier anuncia que “no va más” para cerrar las apuestas e iniciar el reparto de las cartas. El crupier entregará dos cartas, descubiertas, a cada jugador y una para él mismo, por supuesto descubierta. El crupier dará paso al primer jugador ubicado más a su izquierda para efectuar su jugada, luego al siguiente y así sucesivamente hasta que finalmente él, realizará su jugada.

Los jugadores que obtienen más de 21 puntos, pierden su apuesta. Los que empatan con el crupier, recuperan su apuesta. El BlackJack gana 3 X 2 y los jugadores que quedan más cerca de 21 puntos, que el crupier, ganan 1 X 1.

Cada jugador dispondrá de un turno para jugar su mano. En su turno puede:

  • Pedir carta: el jugador puede pedir las cartas que desee, siempre que su mano no supere los 21 puntos. Si al recibir carta su mano supera los 21 puntos, el crupier recogerá las cartas y la apuesta realizada.
  • Plantarse: el apostador podrá plantarse en el momento que así lo quiera.
  • Doblar: que se refiere a doblar la apuesta. Sólo puede hacerlo al momento de recibir las cartas iniciales. El apostador deberá colocar una apuesta igual a la inicial, cuando lo hace, recibirá sólo una carta más. En algunos casinos se permite doblar la apuesta sólo si la mano inicial suma 9, 10 u 11.
  • Separar: si las dos cartas iniciales tienen un valor de 10. El apostador puede “separar” la mano y jugarlas independientes, para lo cual deberá hacer una apuesta igual a la inicial, y así, tener dos manos que jugará de forma independiente. Si al recibir las cartas adicionales obtiene 21 puntos, no se considera BlackJack. Si las dos cartas separadas son ASES, se repartirá una sola carta a cada mano.
  • Apuesta de seguro: si el crupier recibe un AS en su carta inicial, ofrecerá a los apostadores antes de dar paso al juego, la oportunidad de hacer una apuesta de seguro. Así el jugador se asegura a un posible BlackJack del crupier, la apuesta debe ser de máximo la mitad de la apuesta inicial. Si el crupier consigue BlackJack, paga a cada jugador “asegurado” el doble. Si no lo consigue, recoge las apuestas de seguro.

Este es el BlackJack europeo.  En el americano, el crupier recibe dos cartas iniciales, una de ellas cubierta.