Las 3 mejores formas de jugar al Póker

El póker no tiene un origen claro. Para algunos se remonta al siglo IX a. C. en China, y surge como una variante al dominó. Para otros son variantes a juegos franceses, alemanes o persas. De tal forma que no es fácil establecer el origen exacto de su aparición, lo que sí es claro, es que es un juego popular, entretenido que evoluciona constantemente y que tiene muchos seguidores.

El póker online es en la actualidad una de las alternativas de juego preferidas por los jugadores, tanto profesionales como aficionados. Con la ayuda del internet, se puede jugar en cualquiera de las modalidades conocidas del póker, sin embargo, las tradicionales no pasan de moda. Demos una mirada a tres de éstas.

Póker clásico

La partida inicia con el croupier entregando cinco cartas a cada jugador, su valor no es expuesto. En este momento se inician las apuestas y cada participante puede desechar las cartas que no convienen a su juego y las cuales le serán repuestas. En este momento los jugadores pueden aumentar las apuestas o retirarse del juego; paso seguido inicia la fase final del juego, cada participante enseña sus cartas y el jugador con la mejor mano (composición de cartas) será el ganador.

Texas Hold’em

Esta forma de juega se da en etapas, los participantes van revelando sus cartas y en cada una de las etapas se irá incrementando la apuesta. La etapa decisiva se conoce cono showdown, y, como en todos los juegos de póker, gana el jugador con la mejor combinación de cartas.

Esta forma de juego se conoce con diferentes nombres dependiendo de la cantidad de participantes. Cuando se enfrentan dos personas, Heads-up; de tres a seis jugadores, Short Handed; siete o más, Full Ring.

Póker de tres manos

El Three-Hand Póker o Póker de tres cartas, es muy popular debido a lo sencillo del juego. Los participantes formarán con tres cartas, una combinación mayor a la del croupier, el jugador que lo consigue, gana la partida.

Es la más rápida de las alternativas para jugar al Póker, pues tiene una menor cantidad de combinaciones, las apuestas inician con las cartas ocultas y aumenta dependiendo de la percepción que cada uno tiene del juego y sus posibilidades de ganar.

En el mundo del Póker, muchas partidas no las gana el jugador con la mejor combinación de cartas, sino, el jugador que más blofea (alardea para impresionar a los demás), de esta manera el jugador confunde a sus adversarios, haciéndolos pensar que su “mano” es insuperable.

En el Póker online se conocen un gran número de variantes que pueden ser muy entretenidas, sin embargo, las formas más clásicas de juego se mantienen invencibles y son las más populares entre los amantes de este milenario juego.