Los gustos de los clientes ya no son un secreto para los casinos

El avance de la tecnología permite a los casinos, analizar de forma individual a sus visitantes. Los sistemas de supervisión le permiten al casino, observar en tiempo real la manera en que un jugador realiza sus apuestas y conocer con exactitud sus pérdidas y sus ganancias.

Este conocimiento es para los casinos una herramienta muy importante de marketing: el mejor modo de conocer los gustos del jugador, el tiempo que invierte en los juegos y la forma de mantenerlos satisfechos.

Los casinos han creado clubes, a los que se inscriben los jugadores voluntariamente, atraídos por los estímulos que les ofrecen como cenas, regalos o boletos para espectáculos. De esta manera el casino inicia una supervisión, que el jugador ha permitido de forma inconsciente.

La tarjeta de membresía que se le otorga al jugador, le permite al casino mantener un record detallado de los movimientos de cada jugador en las máquinas, de esta forma conoce sus hábitos, las máquinas de su preferencia, el monto de sus apuestas, las pérdidas y las ganancias, su licor favorito y los alimentos de su predilección.

Hasta un 70% de los jugadores de máquinas tragamonedas en los casinos, pertenece a algún club y los casinos que frecuentan tienen la posibilidad de reunir bonos con mucha facilidad, haciendo su estadía en el casino más amena y divertida.

Estos sistemas de supervisión le permiten al casino, conocer, también, los gustos de los jugadores que no están inscritos en ningún club, ya que pueden conseguir información e identificar a los fanáticos del juego de las máquinas tragamonedas. los empleados del casino están siempre atentos a estos jugadores para invitarles algo de tomar y de paso sugerirles formar parte del club de jugadores de máquinas tragamonedas y recibir los beneficios que ofrece el casino.

La información recopilada siempre será de uso exclusivo del casino y garantizará siempre la confidencialidad de los datos. Para los jugadores más asiduos esta información los hace acreedores de un trato preferencial.

La información que se recopila por medio de los sistemas de supervisión le permiten al casino estar al pendiente de los mínimos gustos de sus visitantes y prestarles un mejor servicio en todos los sentidos: diseñando mejores juegos, mejorando el ambiente de juego, prestando un servicio personalizado. Todo esto, permite que el jugador reciba el mejor trato y se sienta a gusto, convirtiéndose en un cliente asiduo, fiel y forme parte de una publicidad positiva para el casino.