Perú y la industria de los juegos de azar y los casinos

El imparable crecimiento de la tecnología le ha permitido a la industria de los juegos de azar, enrolarse en un mejoramiento constante, y Perú no se ha quedado atrás en este concepto que, al mismo tiempo que ofrece diversión y entretenimiento, contribuye al crecimiento de la economía del país. El reporte entregado por las entidades encargadas de regular y controlar los juegos de azar, los casinos y las máquinas tragamonedas en Perú, muestra que es millonario el recaudo de impuestos generados por la industria de los casinos y los juegos de azar cada año, los cuales son destinados a inversiones que benefician el desarrollo turístico, el deporte y a los artesanos del país.

Es más que evidente el crecimiento que han alcanzado los juegos de azar y los casinos en Perú cambiando por completo el concepto de informalidad y desprestigio con que contaba esta actividad. En la actualidad, el cambio de visión de las entidades gubernamentales que han reforzado la fiscalización y velan para ofrecerle a este renglón económico la legalidad y el control necesarios para darle un vuelco y convertirlo en un modelo para toda Latinoamérica.

La interconexión de las máquinas tragamonedas, le permite al gobierno realizar una vigilancia constante y minuciosa a las empresas de este sector, lo que ha tenido como resultado un aumento notorio en recaudo de impuestos, evitando que se evada esta responsabilidad, además, la disminución en el lavado de activos y prestando más atención a que el juego se lleve de manera responsable, al mismo tiempo que aumenta el ingreso para invertir en el mejoramiento social.

Perú dio un gran paso al formalizar la industria de los juegos de azar, los casinos y las casas de apuestas; es necesario hacer la aclaración de que el estado no promueve esta actividad, tampoco la prohíbe,  logrando de esta manera reducir considerablemente los índices de competencia desleal que se lleva a cabo entre las casas de apuestas informales, logrando erradicar la evasión de los gravámenes establecidos al juego, al mismo tiempo que mantiene límites estrictos   a los que realizan esta labor de forma ilegal, controlando además, el ingreso a menores, la ludopatía y el uso de armas ilegales.

Con la implementación de un sistema electrónico que interconecta a todos los operadores de casinos certificados y que están vigilados por la DGJCMT y por la Mincetur y con esta medida se promueve el juego limpio, se detecta con mayor facilidad la ludopatía, a la vez que se puede controlar de forma eficaz, también se promocionan los videojuegos y las máquinas tragamonedas   como una alternativa de sano esparcimiento, diversión y entretenimiento.

En el Perú, la industria de los juegos de azar y los casinos, trabajan muy unidos con entes gubernamentales. La UIF (Unidad de Inteligencia Financiera), por ejemplo, es la encargada de evaluar el patrimonio de las empresas del sector y controlar el ingreso de dineros y vigilar las operaciones, de tal forma que a la región no lleguen máquinas ilegales, clausurar los establecimientos ilegalmente conformados, sancionando con multas que lo que buscan es hacer que las empresas, a su interior, se mantengan bajo parámetros legales.