¿Porque usan fichas en los casinos?

Aunque los datos históricos reseñan la apertura del primer casino en los años 1600 solo fue hasta el siglo XIX cuando las primeras fichas se empezaron a utilizar, ya que antes se empleaba cualquier objeto sin valor como piedras o granos y con valor como joyas o monedas en las apuestas. Sin embargo, las fichas se han convertido con el tiempo en un símbolo de distinción para los casinos y sobre todo para quien las posee.

A pesar de que no existe un estándar único, ni universal sobre el valor de las fichas, los establecimientos de juego determinan colores, materiales y valores que las convierten en piezas únicas que los amantes del juego, al igual que los coleccionistas ambicionan.

Las fichas de casino en el tiempo

Estos pequeños discos han tenido diversos colores, tamaños y formas en las diferentes épocas, sin embargo, a través del tiempo han estandarizado su forma redonda y han adquirido una categoría de poder en los casinos, ya que representan el dinero y prestigio de quien las posee, abriendo las puertas de las posibilidades de ganar en las partidas de las diferentes mesas de juego del mundo.

A finales del siglo XIX se dio inicio a las primeras partidas de póker en Nueva Orleans y es allí donde las fichas de casino elaborados en marfil o madera surgieron para destronar las pepitas de oro o las monedas que se utilizaban en el juego y para darle un valor en dinero a cada una de las apuestas.

Las fichas iniciales al convertirse en una pieza fácil de imitar, dan paso a la creación de fichas de arcilla y goma que entre los años 30 y 40 tuvieron mucha popularidad. Sin embargo, en los cincuenta se crearon las fichas Clay compuestas de plástico y arcilla con un peso entre 8 y 10,5 grm, que lograron gran aceptación en los casinos del mundo.

En los 80 nacieron las fichas de materiales más resistentes; que imitan la cerámica; como alternativa de las fichas Clay, ya que se pueden adquirir a menor precio y son las utilizadas generalmente en la actualidad en torneos europeos, mientras que en los torneos norteamericanos las preferidas son las clay Paulson.

En el mercado se encuentran fichas hibridas y de materiales plásticos que no son tan apetecibles por los jugadores profesionales y de elite, ya que los fabricantes especializados crean piezas únicas personalizadas para los diferentes torneos o para los diferentes casinos como símbolo de prestigio, donde su estriado y figuras son verdaderas obras de marquetería.

Las fichas en los casinos se usan para que todos los participantes involucrados en la industria de los juegos de azar utilicen el mismo lenguaje financiero, de tal forma que el jugador intercambie el dinero comercial por el equivalente en fichas de diferentes denominaciones,  que están definidas por  códigos de colores; donde los más utilizados son blancas, negras, rojas y azules, de acuerdo a los términos de la casa de juego; avaladas por las autoridades competentes, de modo que la dinámica de las apuestas y pagos sean más trasparente y sencilla, tanto para el crupier  como para los jugadores.

En la actualidad los casinos más modernos incorporan a sus fichas chip de seguridad con alta tecnología; que por medio de un escáner demuestra su autenticidad para tranquilidad de los jugadores y la casa de juegos.